ESTA NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

ESTO NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

viernes, 18 de junio de 2010

El acusado por un delito contra la salud pública, tenía una cafetería en Villa del Río.

Acusado de un delito contra la salud pública en Ciudad Real admite que
llevaba la droga para consumo propio

Directorioudiencia Provincialuardia Civilramos de cocaínaección Segunda
CIUDAD REAL, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un hombre de 36 años de edad, identificado como D.M., admitió hoy
que viajaba con casi 100 gramos de cocaína cuando fue detenido en la
Autovía de Andalucía (A-IV), en el término municipal de Puerto Lápice
(Ciudad Real), aunque señaló que era para consumo propio y de sus
amigos.

El acusado realizó estas manifestaciones durante su declaración en
el juicio que se celebró hoy en la Sección Segunda de la Audiencia
Provincial de Ciudad Real, por un delito contra la salud pública, y
que quedó visto para sentencia.

El fiscal le considera culpable de un delito contra la salud
pública y pide para él cinco años de cárcel, mientras hoy, en la vista
oral, el abogado defensor pidió su libre absolución.

El hombre fue detenido sobre las 21.00 horas del día 4 de mayo de
2009 en un control a la altura del kilómetro 139,850 de la Autovía de
Andalucía (A-IV), en el término municipal de Puerto Lápice (Ciudad
Real).

En el posterior registro llevado a cabo en el vehículo que
conducía, se localizó en el maletero, además de dinero y otros objetos
personales, un paquete que contenía un total de 99,36 gramos de
cocaína.

En su declaración ante el tribunal señaló que tiene residencia
legal en España, que vive en Lopera (Jaén) y explotaba una cafetería
en la cercana población de Villa del Río (Córdoba).

En esta segunda localidad, según explicó, una serie de amigos eran
consumidores ocasionales de cocaína y que, aprovechando un viaje suyo
a Madrid para ver a su familia, le encargaron que comprara la droga
para consumirla en las fiestas del Villa del Río, siendo detenido
cuando regresaba de la capital de España.

En el juicio declararon varios de estos amigos, que ratificaron la
versión dada por el acusado, mientras que se renunciaba al testimonio
de los guardias civiles que le detuvieron, dado que había reconocido
que portaba la droga.