ESTA NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

ESTO NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

jueves, 20 de agosto de 2015

Condenado un "narco" que arrolló a dos guardias al huir y que detuvieron en Villa del Río en febrero del 2014.



Publicado en Jaén
Escrito por  Rafael Abolafia19 Agosto 2015


Por drogas. Najib R. es conducido por la Policía Nacional a un juicio a la Audiencia.Emilio Arroyo

Contra la salud pública, lesiones, atentado a la autoridad y conducción temeraria. Esos son los cuatro delitos por los que ha sido condenado Najib R., un "narco" de origen marroquí que había cimentado un próspero negocio en la comarca de Andújar basado en el trapicheo de cocaína.

En total, le han impuesto diez años y medio de cárcel, un castigo que acaba de ser ratificado por el Tribunal Supremo. El hombre lleva en prisión desde el 12 de febrero de 2014. En aquella fecha, fue detenido por la Guardia Civil de Jaén después de una espectacular persecución —con tiroteo incluido— desde Lopera hasta Villa del Río. En el municipio cordobés, fue interceptado por los agentes después de que intentara atropellar a todo el que se interpusiera en su camino. Causó heridas a dos guardias que le habían dado el alto. Tenía motivos para huir: transportaba casi 800 gramos de cocaína.
Najib B. era un hombre especialmente vigilado. En 2010, la Audiencia de Ciudad Real ya le había impuesto cuatro años de cárcel por tráfico de drogas. Poco después de recobrar la libertad, volvió de nuevo a las andadas. Se refugió en Lopera, donde fijó su domicilio. Y, desde ahí, viajaba con frecuencia a Madrid para abastecerse de mercancía, que guardaba en una cochera de Villa del Río. Al municipio cordobés acudía prácticamente a diario para ir cogiendo lo que le hacía falta.
En uno de esos desplazamientos, la Guardia Civil le tendió la celada para ponerle las esposas. Era el 12 de febrero de 2014. Una patrulla lo persiguió por carretera, mientras que otros agentes lo esperaron en el garaje donde almacena la droga. A las cuatro y media de la tarde, Najib llegó a su destino. Un miembro de la Benemérita le dio el alto, mientras le enseñó su placa oficial. El "narco" no se lo pensó dos veces: dio un pisotón al acelerador y emprendió la huida. Se llevó por delante a un primer guardia civil. A la carrera y en dirección contraria hizo rugir de nuevo el motor de su Peugeot. Varias patrullas más se le echaron encima y trataron de cerrarle todas las salidas. Algunos guardias hicieron uso de su arma reglamentaria para intentar reventar las ruedas del coche en el que el marroquí trababa de escapar. Finalmente, lo interceptaron. Najib R. se marchó a pie, aunque su alocada fuga duró apenas unos metros. Después, le encontraron casi 800 gramos de "farlopa", con una pureza muy baja —del 9 por ciento—. El Supremo acaba de convertir en firme los diez años de castigo que le ha impuesto la Justicia.