ESTA NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

ESTO NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

jueves, 4 de abril de 2013

El Ayuntamiento de Villa del Río protege la zona deportiva

Construye diques para evitar que entre el agua, como ya ocurrió en el
2010. Una fuerte tromba de agua en Lucena anega la zona baja del casco
urbano


R.C.A. J.A.F. 04/04/2013

Esta noticia pertenece a la edición en papel de Diario Córdoba.

Aunque a lo largo del día de ayer bajó el caudal del río
Guadalquivir, la previsión de nuevas lluvias para hoy y mañana obliga
a mantener desalojados los huertos familiares de Villafranca y el
Ayuntamiento de Villa del Río ha construido un dique de zahorra de
entre uno y dos metros de altura en diferentes puntos de la ribera
para evitar que el agua vuelva a entrar en las instalaciones
deportivas, como ya ocurriera hace tres años. El concejal de
Seguridad, Jesús Morales, informó ayer de que en esta crecida del río
se ha vuelto a inundar el sótano de la piscina cubierta, así como la
sala de depuradoras de la piscina de verano. Por ello, añade que la
preocupación sigue siendo máxima en este municipio, "ya que el río
baja a un nivel muy elevado, el reflujo del Guadalquivir hacia los
arroyos hace que éstos no puedan aliviar agua y el nivel puede volver
a crecer tras la previsión de nuevas lluvias".

CERRADO EL PASO En Villafranca el Ayuntamiento mantiene cortado el
acceso a los huertos como medida de seguridad en caso de que se
produjera un desbordamiento del río a su paso por esta localidad, ya
que aguas arriba los pantanos continúan desembalsando.

Por otra parte, una fuerte tromba de agua cayó en la tarde de ayer
sobre Lucena. Pasadas las seis y media de la tarde se produjo una
fuerte tormenta que causó algunas inundaciones en la zona baja del
casco urbano, la más próxima al río. Ello obligó a la intervención de
la Policía Local, que se vio obligada a cortar el camino de la Torca.

En esta área se anegó la rotonda que está localizada sobre el puente y
fue preciso retirar las rejas de las alcantarillas para facilitar la
absorción de la gran cantidad de agua acumulada en tan poco espacio de
tiempo. La intensidad de las precipitaciones hizo que el agua
invadiera distintas partes de las carreteras que discurren por el
lugar.

De todas formas, al menos en principio, parece que no se han producido
daños muy considerables, si bien se ha temido que se reprodujeran las
tradicionales inundaciones que viene padeciendo esta área a lo largo
del tiempo.

Sin duda, la más grave y trágica de las mismas se produjo en la década
de los sesenta del siglo pasado, pues se saldó con la pérdida de un
buen número de vidas humanas al llevarse el río por delante varias de
las casas que se encontraban muy cerca del cauce.