ESTA NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

ESTO NO ES LA PÁGINA WEB DEL AYUNTAMIENTO.

viernes, 7 de septiembre de 2007

Cartel de lujo en Villa del Río. Festival Flamenco

07/09/2007 FRANCISCO DEL CID
El Festival Flamenco de Villa del Río, que se enmarca tradicionalmente dentro del amplio programa de festejos de la Feria de Nuestra Señora de la Estrella, tuvo como escenario la Caseta Municipal.
El cartel, a todas luces atractivo por la inclusión de dos artistas premiados en el pasado concurso de Córdoba como son Joaquín Garrido y David Palomar, premios Fosforito para el primero y Camarón y Manolo Caracol para el segundo, y de Miguel de Tena, Lámpara Minera del Festival de la Unión de 2006, mantuvo un desarrollo exitoso de organización y público en un acto de esta índole.
Cantó en primer lugar Joaquín Garrido, con cantes que causan mucho respeto. El artista afrontó fandangos de Cayetano Muriel con absoluta entrega, que adquieren tintes un tanto dramáticos, de forma más contundente en el desarrollo de su cante por seguirillas. Así mismo, acometió la granaína, la serrana y varios fandangos naturales.
El gaditano David Palomar hizo alegrías, soleás, fandangos y bulerías. Impecable en su ejecución, si bien en este último palo exhibió un gran desparpajo y mucha riqueza expresiva en un generoso recorrido por Jerez y Cádiz, recreándose en los maestros de siempre y avivado por su impronta personalísima, que le confiere su lugar de procedencia en el mundo del flamenco.
El extremeño Miguel de Tena, de irrefutable tirón ante un público que inclina su delectación en la preferencia de voces poderosas, vio colmada su pretensión al poner en pie al respetable público cuando prescindió del micrófono en su intervención por bulerías y fandangos. Siguió en la misma línea de ostentación sonora en los demás cantes, por tangos de su tierra y milongas.
Francisco Borrego, digno representante de la joven afición villarrense, dejó señales en la toná y el martinete, en el que puede caminar con soltura por el cante cuando alcance dentro de poco el punto de madurez que necesita cualquier incipiente carrera. El poder mediático televisivo que acompañó a Rocio Cortés despertó cierta expectación entre los asistentes. Se extendió en fandangos y fandangos con alguna canción por bulerías para cerrar con la colombiana. No la vemos encajada en la artística de la que se nutren los festivales flamencos y sí en otros espacios como en el que se prodiga casi diariamente en nuestra cadena autonómica.
La nota de elegancia y estética flamenca que sabe el terreno que pisa la puso Laura Ariza en su intervención con el baile por tarantos. Las guitarras se ajustaron fielmente a las respectivas condiciones artísticas de este buen cartel que llenó de contenido flamenco a esta entrañable, cercana y alegre feria de la localidad cordobesa de Villa del Rio.